miércoles, 19 de noviembre de 2008

Mi primer día en India

El Anand Hotel, cerca del Bazaar, fue el lugar donde pase mi primera noche en Delhi, en el mes de Noviembre del muy lejano 1980. Noche con un globo de opio monumental. Recuerdo los gritos en la recepción del hotel: los babujis habían liquidado el JB que habíamos comprado en Heathrow. Gritaban como las grallas...

(Ver video)
YouTube - Pahar ganj, Main Bazaar, New Delhi

Hubo vida bajo las aguas en Búbal (Huesca)

Pardina enterrada bajos las aguas del embalse de Bubal.
Al fondo, el Mirador de Hoz.

Vieja puerta de la pardina, semienterrada por el lodo.

Patio interior de la vivienda.


Puente de la vieja carretera de Panticosa y Sallent.



Viejo puente de entrada a Saqués.
Estas fotos fueron sacadas el último verano, en la segunda quincena de Septiembre. Se trata del embalse de Búbal, en el Valle de Tena. En el mes de Julio estaba lleno a rebosar, así que en dos meses y medio desapareció el agua...,¿la Expo de Zaragoza?.
Fue una grata sorpresa el descubrimiento de esa antigua vida en la pardina del fértil valle, antes de ser anegada por las aguas y arrollada por el progreso; lo visité durante una aburrida tarde de domingo; fue emocionante contemplar esa para mí desconocida casa, esos puentes cerca del abandonado pueblo de Saqués, cementerios de antiguas viviendas y experiencias vitales, con toda seguridad cargadas de emociones, y ahora desaparecidos para siempre, para siempre hundidas bajo las aguas, pausadamente enterradas por el lodo, invisibles dentro de poco tiempo, arrojadas al definitivo olvido. Tan sólo subsistiendo en la memoria de quienes las vivieron.
Vestigios de otra cultura, de otra forma de vivir: de una civilización ya finiquitada.



martes, 18 de noviembre de 2008

Monasterio del Pueyo de Barbastro (Huesca)








Cuando todo parece que comienza a desvanecerse y perder el sentido, siempre nos quedará este silencioso lugar, un impagable refugio para ese momento de reflexión requerido para un retorno pausado de las cosas, al sosegado cauce del que nunca debieron salir.
Para muchos de nosostros este sitio tiene un valor incalculable, y ese plural incluye, como es obvio, al buen ateo que soy. Siempre seré deudor de su indiscutible energía.